ADHESION CAMPAÑA MUNDIAL

martes, 29 de mayo de 2012

Manifiesto V Jornada Diálogo entre Culturas



Antes que nada, queremos agradecer a tanta gente buena que nos ha ayudado a conseguir todo lo que necesitábamos para esta Jornada. Ha sido una labor humilde, de recolección de pequeñas cosas, un micro por allí, un foco por allá, el equipo de sonido por otro lado, el amigo que echa una mano en llevar las cosas, los otros amigos que ponen sus conocimientos al servicio del sonido, y toda esa labor pequeña, humilde, sentida, en conjunto, ha dado lugar a lo que disfrutamos hoy. Así que, volvemos a demostrar que aquello que uno da, por pequeño que a uno le pueda parecer, sumado a otras intenciones que van en la misma dirección, puede dar lugar a cosas muy interesantes, puede construir aquello que un principio podía parecer imposible.  Muchos granos de arena si crean una montaña. 



Agradecemos a Pedro, a los tres Miguel, a Marcos, a Javier y Manu que estuvieron todo el día ayudándonos con el Sonido, a Mikel, a Rafael, a Ricardo y Marcos, a Octavio, a Gema, Iván... a los artistas que nos acompañan siempre aportando lo mejor y a todos los colectivos que han participado, a toda esta buena gente, la gente voluntaria, la gente sabia que sabe que dar es mejor que recibir. Tenemos que agradecer a todos los voluntarios, a los que conocemos y a los que no conocemos. A toda esa gente que hace algo por otros, que dedica su tiempo y su energía a construir esas cosas que NO dan dinero, a construir ámbitos de comunicación, a luchar por nuestros derechos, a ayudar a otros. A esa gente, a la que le preguntan cada día: ¿y porqué haces estas cosas? ¿Vale la pena? ¿Qué ganas con ello? Y a veces no saben que responder. Y se sienten un poco como cansados, un poco como apagados, y a veces se dicen: ¿Y porque hago yo estas cosas? A lo mejor debería dedicarme a mis cosas y mi vida… ganar más dinero, trabajar más para ganar más dinero, tener más dinero para… y a lo mejor resulta que tiene más dinero, pero no le llena, que tiene más tiempo para ver la tele, pero no le llena o que en verdad, pesar de dedicarse a sus cosas y a su vida, no tiene ni más tiempo ni más dinero… al final resulta que la muerte de todo lo bello toma su corazón. Yo creo ciertamente que ese voluntario, es uno de esos pocos privilegiados que sabe que dar es mejor que recibir, que cuando construye en la dirección de la vida, la alegría vuelve a surgir, vuelve a surgir la fe y la esperanza, y a lo mejor no tiene para comprarse el mejor coche o para tener una casa con piscina: o a lo mejor sí. Pero de alguna forma su vida         marcha en conjunto, todo se va solucionando, porque su intención sí es capaz de mover montañas.



Hoy que es un día de celebración, de encuentro de amigos,  de descubrimiento de otros nuevos… que es un día de música, de danzas… también es un día para contar historias. Hace tiempo un poeta, el mayor de los poetas, nos contó una breve historia que decía así: “ Sucedió hace mucho tiempo que floreció la vida humana en este planeta. Entonces y con el correr de los milenios, los pueblos fueron creciendo separadamente y hubo un tiempo para nacer, un tiempo para gozar, un tiempo para sufrir y un tiempo para morir. Individuos y pueblos, construyendo, se fueron reemplazando hasta que heredaron por fin la tierra y dominaron las aguas del mar y volaron más veloces que el viento y atravesaron las montañas y con voces de tormenta y luz de sol mostraron su poder. Entonces vieron a lo lejos su planeta azul, amable protector velado por sus nubes. ¿Qué energía movió todo? ¿Qué motor puso el ser humano en la historia, sino la rebelión contra la muerte? Porque ya desde antiguo, la muerte como sombra acompañó su paso. Y también desde antiguo entró en él y quiso ganar su corazón. Aquello que en un principio fue continua lucha movida por las necesidades propias de la vida, luego fue lucha movida por temor y por deseo. Dos caminos se abrieron: el camino del sí y el camino del no. Entonces, todo pensamiento, todo sentimiento y toda acción, fueron turbados por la duda del sí y del no. El sí creó todo aquello que hizo superar el sufrimiento. El no agregó dolor al sufrimiento. Ninguna persona, o relación, u organización quedó libre de su interno sí y de su interno no. Luego los pueblos separados se fueron ligando y por fin las civilizaciones quedaron conectadas; el sí y el no de todas la lenguas invadieron simultáneamente los últimos rincones del planeta…”

El NO lo conocemos, es todo lo que crea sufrimiento, es la barbarie, la especulación, la violencia, es todo lo que nos deshumaniza. Parece fuerte, porque se impone groseramente…

El Sí, es más humilde, más quedo, más sentido… es todo lo nos hace avanzar, Es la Paz, la Fuerza, la Alegría, es la capacidad de sentir lo humano en el otro, es todo lo que nos libera del dolor y el sufrimiento…

Hoy queremos homenajear a todos aquellos que han luchado, que siguen luchando, que seguirán luchando por aquello que ha movido al ser humano en su mejor dirección. La buena gente que nos ha precedido, la buena gente que hoy está, la buena gente que surgirá. Hoy homenajeamos, El Sí de tantos constructores, de cada cultura, en cada continente. Seres humanos excepcionales, como Mahatma Gandhi, Martín Luther King, Silo, Nelson Mandela, Stephen Biko, Aung San Suu Kyi…  y tantos, tantos otros. Cada uno seguro recuerda a alguien. Gente buena, que lucho desde la no violencia, o que cambio su rumbo hacia la no violencia.  Que lucho por superar el sufrimiento en sí y en otros, que luchó por los derechos de las minorías, por aquellos que no son escuchados, porque como dijo un amigo, luchar por los derechos de las minorías es también luchar por el derecho de todos los seres humanos…

Hoy queremos homenajear también a toda esa gente anónima, voluntaria, a la gente buena y humilde, a los que realizan cada día un trabajo sin estridencias, porque sin ellos no ha habido ni habrá cambio posible. Porque son la manifestación externa de los profundos cambios que se están operando en el interior del ser humano y que son la historia misma: trágica, desconcertante, pero siempre en crecimiento. Son una débil voz adelantada que anuncia los tiempos que están más allá del ser humano que hemos conocido. Son un David frente a un insolente Goliat.  La suavidad del agua frente a la dureza de la roca. La fuerza de lo débil: una paradoja y un Destino. Y aun cuando no logremos inmediatamente los resultados que esperamos, esta semilla ya existe y espera la llegada de los tiempos venideros.

Añadir leyenda

Pero finalmente, internamente… ¿Cómo vencerá el ser humano a su sombra? ¿Acaso huyendo de ella? ¿Acaso enfrentándola en incoherente lucha? Silo dijo una vez: Si el motor de la historia es la rebelión contra la muerte, rebélate ahora contra la frustración y la venganza. Deja, por primera vez en la historia, de buscar culpables. Unos y otros son responsables de lo que hicieron, pero nadie es culpable de lo que sucedió. Ojalá Podamos declarar: “no hay culpables”, y se establezca como obligación moral para cada ser humano, reconciliarse con su propio pasado. Esto empezará si quieres, aquí hoy en ti y serás responsable de que esto continúe entre aquellos que te rodean, así hasta llegar al último rincón de la Tierra.

Si la dirección de tu vida no ha cambiado, seguramente necesitaras hacerlo; pero si ya cambió necesitas fortalecerla. Para que todo esto sea posible, acompáñame en un acto libre, valiente y profundo que sea además un compromiso de reconciliación. Ve hacia tus padres, tu pareja, tus compañeros, amigos y enemigos y diles con el corazón abierto: “Algo grande y nuevo ha pasado hoy en mí”, y explícales, entonces, este mensaje de reconciliación. Quisiera repetir estas frases: “Ve hacia tus padres, tu pareja, tus compañeros, amigos y enemigos y diles con el corazón abierto: ‘Algo grande y nuevo ha pasado hoy en mi’ y explícales, entonces, este mensaje de reconciliación”.

Para todos, de corazón a corazón ¡paz, fuerza y alegría!


No hay comentarios:

Publicar un comentario